Make your own free website on Tripod.com

SERMONES

logoEL HOMBRE DE DIOS logo

Texto: 1 Corintios 16:13-14

© 2004 por Carlos Camarena

 

Introducción

 

A. Un hijo escribió lo siguiente sobre lecciones aprendidas de su padre:

 

1. Mi padre me enseñó a orar, me dijo: “es mejor que comiences a rezar para que se arregle lo que quebraste, si no, yo te voy a arreglar la cara.”

 

2. Mi padre me enseñó a cambiar mi comportamiento, me dijo: “pareces mujercita.”

 

3. Mi padre me enseñó la importancia del estudio, me dijo, “eres un burro.”

 

4. Mi papá me enseñó a usar mi propio criterio, me dijo: “¡Porque yo lo digo y punto!”

 

5. Mi padre me enseñó a respetar la vida, me dijo, “yo te traje a este mundo y yo te puedo sacar.”

 

B. Sabiendo que las mujeres no estarían entre nosotros esta mañana me dije a mi mismo, ¿qué puedo decirles a los hombres de mi iglesia ahora que nos vamos a quedar solos? A las mujeres que están aquí hoy, tápense los oídos. Dios quiere hablar seriamente con los hombres de esta iglesia.

 

1. El pasaje bíblico que vamos a estudiar juntos hoy, tengo la certeza que el Señor me dio y les digo por qué:

 

a) En primer lugar, con la serie “Retratos de Jesús” del Oasis, he estado concentrado estudiando los evangelios. El pasaje de hoy no es de los evangelios.

 

b) En segundo lugar, hay pocos pasajes bíblicos que se dirijan directamente a los hombres, sin embargo, no sé cómo Dios me llevó a este pasaje, uno que está especialmente dirigido a varones. Son dos cortos, pero significantes versículos.

 

2. El pasaje está en 1 Corintios. Si tienes la oportunidad de hacer un paréntesis en tu lectura de la Biblia esta semana y leer 1 Corintios, podrás ver el contexto sobre el por qué Pablo les habla a los hombres de esta iglesia.

 

C. No hay duda alguna que la presencia del hombre en la sociedad, la iglesia y en el hogar es de suma importancia para el desarrollo equilibrado emocional y espiritual de los hijos.

 

1. Rechazo toda iniciativa de la campaña “gay” de transformar el hogar tradicional de papá, mamá e hijos, por una de mamá + mamá e hijos o papá + papá e hijos.

 

2. No es necesario ilustrar los estragos emocionales y espirituales causados por la ausencia de la figura paterna. Lo veo hasta en la ineptitud en los deportes de algunos niños que han crecido con un padre siempre ocupado.

 

3. No es necesario ilustrar los estragos emocionales causados por la presencia de un padre cuyo genio, cuya rigidez, cuyo despotismo destruye la estima propia de un niño convirtiéndolo en un paralítico emocional. Hijos que en su vida adulta son incapaces de funcionar normalmente en la sociedad y en la familia.

 

D. Hay dos frases que mi padre siempre me repetía, a mi y a mis dos hermanos: “tú eres un hombre hecho y derecho.” La otra frase era igualmente importante: “tú eres hombre, no porquería.”

                                                                    

1. No hay duda sobre el impacto que hombres equilibrados ejercen sobre sus hijos, especialmente varones. Los imperativos de S. Pablo aquí en Corintios tienen el propósito de infundir energía en cada padre cristiano para hacernos varones de Dios. Quiero compartir contigo cómo es que esto puede ser posible.

 

2. Ven conmigo a la lectura bíblica de esta mañana:1 Corintios 16:13-14. Aquí encontramos cinco mandatos directos aplicables solo a varones. La versión La Biblia al Día lee así, “Estén alertas siempre a los peligros espirituales; sean fieles al Señor, pórtense como hombres, sean fuertes, todas las cosas que hagan, háganlas con bondad y amor.”

 

3. Me parece un sermón completo que no necesitamos agregarle más. Permíteme, sin embargo, tomar un tiempito para ver lo que considero sea la intención del apóstol para ti y para mi, como varones de Dios en nuestro hogar e iglesia.

 

4. Aunque estas son las últimas palabras del apóstol a la iglesia de Corinto, me parecen palabras apropiadas para los varones de Escondido en esta mañana. Mientras las mujeres se encuentran en sus propias actividades, veamos lo que Dios tiene para nosotros.

 

II. Exhortaciones a los varones de Dios

 

A. La primera exhortación: ¡Estad siempre alertas! Entre las diferentes versiones que ustedes poseen, ¿cuáles son otras posibles traducciones? Me gusta la mía, “¡ponte trucha!”

 

1. Hace unos tres días, a la entrada de mi casa, un par de palomas decidió hacer su nido. La palomita ya está echada calentando los huevitos. Desde que llegó allí no se ha levantado y no lo hará hasta que nazcan sus polluelos. Mientras tanto, ¿quién alimenta a esa ave? La paloma macho, aunque sale volando asustado cada vez que abro la puerta, está allí fielmente proveyendo alimento para su pareja.

 

2. Hay varones de Dios en esta iglesia a quienes respeto y admiro por tomar la difícil decisión de dejar a su familia en México para poder proveer para su bienestar físico.

 

3. Lo que es más bonito descubrir es que estos varones de Dios, aun a la distancia, se preocupan por la vida espiritual y emocional de los suyos.

 

4. Si esto hacen los que están separados de sus familias por circunstancias, ¿cómo deberíamos ser los que tenemos nuestras familias con nosotros?

 

5. Como varones de Dios y jefes de nuestro hogar, es nuestra responsabilidad de velar por los ataques de Satanás que están en todo lugar. “Estén alertas siempre a los peligros espirituales” lee una versión popular. Mantén la guardia en alto. Estad sobrios, sed vigilantes.

 

6. No podemos ser apáticos. El llamado es a ponerte trucha porque “Satanás anda como león rugiente” y a los primeros que quiere devorar es tu familia, tus hijos, quien sabe, separarte de tu mujer.

 

B. La segunda exhortación: ¡Sé fiel!. ¿Mi versión?, “no andes titubeando en tu fe.” El varón de Dios tiene que ser un hombre de convicción. No puede dejar ser llevado por sentimientos o estados de ánimo. El día que se sintió cansado o malhumorado, él y el resto de los hijos quedan en casa.

 

1. Hace muchos años en Alemania, había un niño judío quien admiraba mucho a su piadoso padre. El padre era celoso en la asistencia a la sinagoga y la instrucción de sus hijos.

 

2. Cuando este muchacho fue adolescente, su padre fue forzado a mudarse a otro pueblo. En ese nuevo lugar no había sinagoga. La vida religiosa de la ciudad pertenecía a la iglesia luterana.

 

3. De repente el padre anunció que iban a abandonar las tradiciones judías y que iban a unirse a la iglesia luterana. Cuando la familia le preguntó, “¿por qué?”, el padre respondió, “es lo único que va a ayudar mi negocio.”

 

4. Aquel jovencito quedó confundido. Su gran chasco pronto dio lugar resentimiento. Alimentó amargura por el resto de su vida. Dejó Alemania para estudiar en Inglaterra. Se sentaba todos los días en el museo británico formulando sus ideas en un libro.

5. En ese libro ese joven introdujo al mundo a una nueva cosmovisión, una nueva forma de ver las cosas. Pretendió con sus ideas cambiar el mundo, y lo consiguió. En ese libro describió a la religión como el “opio de las masas.”

 

6. ¿Su nombre? Karl Marx. Todavía hay más de dos mil millones de habitantes del planeta que se adhieren a esta filosofía llamada marxismo o comunismo. Un sistema con el cual Estados Unidos y Europa occidental estuvo enfrascada en una “guerra fría” contra los soviéticos y la Europa Oriental por más de 60 años.

 

7. Todo gracias a un hombre amargado por la hipocresía de un padre que vendió su alma por ganar dinero. Los hijos amargados y desilusionados con la religión no son nada menos que hijos de padres que titubearon en su fe, no fueron fieles a su conciencia.

 

8. Varón de Dios, ¡cuán importante es que seas consistente? Vivimos en un mundo que cree que la verdad es relativa. ¿Qué quiere decir eso? Que si hay una necesidad mayor los principios pueden ser abandonados. “Hay, pues uno tiene que comer.” Está bien, pero “no solo de pan vive el hombre…” Se cambia la eternidad por un pedazo de pan. Hay una receta para que el varón de Dios viva: ¡sé fiel!, ¡no titubees en tu fe!

 

C. La tercera exhortación: “Portaos varonilmente.” ¿Mi traducción?, ¡pórtate como hombre! Hay demasiados “machos” que no valen ni un “dime” (la moneda americana de menor tamaño). Esta no es solo una frase de mandato, es un desafío. La traducción literal del griego dice, “¡sé hombre!”

 

1. Ser hombre es mucho más que llevar los pantalones, pagar la renta o traer el mandado (aunque hay algunos que se dice “machos” y no hacen nada de eso).

 

2. Yo estaba pensando sobre qué pondría en un anuncio del Penny Saver (periódico semanal donde la gente anuncia lo que vende) bajo el título, “se busca un hombre.” Me gustaría pensar que poniendo “se busca un hombre” sería suficiente para producir el hombre deseado, pero creo que no. Tendría que pagar por líneas adicionales para poder describir a ese “hombre.”

 

- Maduro, emocionalmente estable, que le guste trabajar; responsable con mujer e hijos, amoroso, ejemplo a sus hijos, espiritual, leal, comprensivo, de espina dorsal, no siente pena comunicar sus sentimientos, capaz de llorar frente a sus hijos…

 

3. En el pasado, ser “hombre” no necesitaba firmar ningún papel, su palabra y un saludo de manos era garantía. En el pasado el “hombre” era hombre de palabra, cuando le prometía algo a su hijo, lo cumplía.

 

4. Parece más difícil hoy que nunca encontrar un hombre con esas características. Pero no debería ser difícil cuando ese hombre es un varón de Dios, un hombre que un día hizo un compromiso con Cristo.

 

5. Ve y sé tú ese hombre. Cristo Jesús te ofrece el poder para que seas lo mejor que Dios espera de aquellos que se dicen ser seguidores de Jesús. Ten confianza al llamado que Dios te ha hecho. Tú eres el hombre y tu familia espera de ti liderazgo. Espera de ti ser guía espiritual. ¡Sé hombre!

 

D. La cuarta exhortación: ¡Sé fuerte! Encontré una versión inglesa que dice, “don’t be a wimp! Un individuo que no tiene el valor de hablar o actuar por sí mismo. Puedes ser musculoso, pero débil de carácter.

 

1. Cierto hombre tenía tres hijos varones. Decidieron jugar a los bandidos en el patio de su casa. Uno de los niños le “disparó” al padre y le dijo, “te maté.” El padre cayó al suelo y cuando no se levantó, el vecino, que estaba viendo el juego, vino corriendo a ver que sucedía.

 

2. Cuando el vecino se agachó para verlo, el padre le dijo, “ssshhh, no me descubras, es mi única oportunidad de descansar un poco en todo el día.”

 

3. Ser un hombre de Dios puede ser agotador. Este texto te dice, “toma fuerza. No puedes aflojar ante la tarea.” ¿Haz notado que no puedes agarrar fuerza por ti mismo? Pues claro que no, nuestra fuerza viene del Señor. De él viene “tanto el querer como el hacer por su buena voluntad.”

 

4. Dios no es como un padre, él es el Padre. Así que, varón de Dios, si quieres saber como es un padre, tienes que mirar a Dios todos los días para recibir fuerza e inspiración para ser el hombre que debes ser.

 

E. La quinta exhortación: “Todo lo que hagáis, hacedlo por amor.” ¿Mi versión?, “varón de Dios todo lo que hagas, no lo hagas en desesperación o impaciencia, hazlo con amor.” S. Pablo lo pone al final no porque sea menos importante, sino porque el amor es lo que equilibra todo.

 

1. Es la ausencia del amor lo que nos hace duros y dominantes en el hogar, lo que nos hace tercos y dogmáticos, llenos de auto-justicia y legalismo, lo que hace que impongamos nuestra voluntad.

 

2. Es el amor lo que hace a un hombre ser sensible, ser un siervo, el que ve la interrupción de un niño como su oportunidad para enseñar y entrenar.

 

a) Cuando como hombres de Dios vivimos nuestra fe, se dice que somos fieles.

b) Cuando vivimos la verdad, se dice que somos verdaderos.

c) Cuando vivimos la misericordia, se dice que somos misericordiosos.

d) Cuando vivimos la compasión, los nuestros dicen que somos compasivos.

e) Cuando vivimos la paciencia, ellos saben que somos pacientes,.

f) Cuando vivimos la bondad, la gente ve y dice que somos amables.

 

3. La lista podría continuar, pero no es necesario, pues el hombre de Dios que tiene a Cristo no necesita de listas, vive su vida escondida en Cristo. Eso hace la diferencia. Así que, vive el amor para que los tuyos digan que eres amoroso.

 

III. Conclusión

 

A. ¿Qué dirán de ti tus hijos cuando hayas pasado de esta vida? ¿Qué dirá tu esposa? ¿Qué dirá tu iglesia? ¿Qué dirán tus colegas de trabajo? ¿Cuál será tu herencia de fe? ¿Cómo habrás tocado a las personas que estuvieron en contacto contigo?

 

1. La iglesia es una iglesia saludable cuando se encuentran hombres maduros en la fe que saben como liderar su hogar y sus vidas. ¿Cuál es la mayor necesidad del mundo?

 

- “La mayor necesidad del mundo es la de hombres que no se vendan ni se compren; hombres que sean sinceros y honrados en lo más íntimo de sus almas; hombres que no teman darle al pecado el nombre que le corresponde; hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo; hombres que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos.” La Educación, pág. 54.

 

2. Dios necesita hombres que sean guerreros, no contra una mujer o un hijo indefenso, sino un guerrero de la oración. Hombres que deseen el entendimiento. Hombres que si se han de presumir, presuman a Cristo.

 

B. Un padre y su hijo se sentaron cierta tarde para armar un rompecabezas. Era uno de dos caras: por un lado era un mapamundi y por el otro la figura de un hombre.

 

1. El niño había armado ese rompecabezas varias veces, mientras que el padre lo hacía por primera vez. El padre escogió armar el lado donde estaba el mapamundi pensando que su conocimiento de geografía le ayudaría a armarlo más rápido. Por más de una hora estuvo luchando por encontrar las piezas correctas.

 

2. El niño volteó el rompecabezas para el lado del hombre, pues había descubierto que era más fácil armarlo por ese lado. Cuando lo armó en un dos por tres, lo volteó para que el padre viera el mundo.

 

3. El niño le dice al papá, “papi, la próxima vez arma primero al hombre, porque cuando armas primero al hombre el mundo se arma solo.”

 

4. Varón de Dios, cuando Dios arma tu vida está armando el mundo en derredor tuyo. Necesitas someterte bajo la mano poderosa de Dios.

 

5. Varón de Dios, mantente alerta a las asechanzas del enemigo. Sé fiel, mantente en la verdad, no la dejes ir, aunque el mundo te llame a comprometer tus principios, pórtate como hombre, sé el hombre que Dios te ha llamado a ser. Sé amoroso, pues de esa manera estarás reflejando el carácter de Dios.

 

6. Oremos…

 

 

VOLVER

ESCRÍBENOS

jovenesadventistas_bna@yahoo.com