Make your own free website on Tripod.com

REFLEXIONES

logoCONSEJOS ANTES DE MI BAUTIZOlogo

Hace algún tiempo atrás, ya casi dos años, por curiosidad asistí a la iglesia donde mi esposo había asistido de adolescente; yo quería saber que clase de cosas hacían en esa Iglesia Adventista del Séptimo Día que yo nunca había escuchado nombrar.

Fuí con mi esposo ese sábado y a partir del lunes siguiente estaba asistiendo a unas coferencias con el Pr Josney Rodríguez.

Para mi no fue fácil darme cuenta del llamado que me estaba haciendo nuestro Señor, no entendía por que tenía que seguir asistiendo y por que cada vez me sentia mas vacía. Realmente eran muchas sensaciones que no puedo explicar. Lo único que conocía de la Iglesia era: guardan el sábado, no utilizan joyas y diezman. Realmente muy poco, pero recibí el consejo de dos pastores que ayudaron mucho y que todavía me siguen ayudando; hoy quiero compartirlos con ustedes, esperando que puedan ser una bendicion como lo fue para mí.

El primero de ellos me dijo algo mas o menos así: Nosotros siempre debemos tener la mirada arriba, en Jesús, siempre tenemos que verlo a el y seguirlo; cuando bajamos la mirada y comenzamos a ver lo que nos rodea, vamos a encontrar una iglesia con grietas, problemas, entre otras cosas; cuando comenzamos a darnos cuenta de eso es porque hemos quitado la mirada de nuestro Salvador. En esos momentos debemos subirla rápidamente porque sino podemos olvidar lo que realmente es importante en nuestra vida cristiana.

 

El segundo de ellos al contarle un problema que me agobiaba me escribió lo siguiente: Es como el niño que intentaba ganarle a la sombra que proyectaba su cuerpo por la luz del sol del medio día. A medida que corría, la sombra siempre se alejaba y no podía ganarle, ni siquiera alcanzarla. La sombra siempre estaba un paso adelante. El niño se detuvo y pensó, cómo podría hacer y se le ocurrió una idea brillante. Entonces, dio media vuelta y se colocó frente al sol, el cual le iluminaba directamente el rostro. Luego mirando a la sombra, que estaba a su espalda, con tono de victoria exclamo: ¡Te gane! Muchas veces nosotros, como el niño, intentamos ganarle a nuestras debilidades, problemas o temores. La gran verdad es que nunca, por nuestras propias fuerzas podremos hacerlo. Es necesario hacer siempre, lo que tu hiciste, cuando caminaste por fe hacia las aguas del bautisterio, dejar de mirar tu sombra y contemplar a Jesús, quien murió crucificado por nuestros pecados en la cruz. Mirar a Cristo, es como mirar al sol, entonces con jubilo, podremos decirle a las "sombras" ¡te gane! No dejes de mirar a cristo por medio de la oración, del estudio de su palabra y haciendo lo que Cristo hacía: Hablar a otros de su amor. Es por eso que la escritura dice: "Mirad a mi y sed salvos, todos los términos de la tierra" (Isaias 45:22).

Yo decidí bautizarme antes de que terminaran las conferencias, ya no me siento vacía y el próximo 30 de mayo de 2007 cumpló 4 años en la Iglesia, Estos consejos me han ayudado durante este tiempo.

 

Si quieres compartir con nosotros alguna reflexión, solo escríbenos al

 

VOLVER

ESCRÍBENOS

jovenesadventistas_bna@yahoo.com